¿Cómo ayudan las virtudes y la preceptoría en la formación de tu hija?
Educando en virtudes
Comparte en:

¿Cómo ayudan las virtudes y la preceptoría en la formación de tu hija?

Las virtudes son cualidades positivas de las personas, basadas en la excelencia moral y son consideradas características que ayudan a las personas a enfrentar situaciones difíciles y a actuar de manera moral incluso cuando la situación vuelve difícil seguir un curso de acción moral.

En la actualidad se han distorsionado y en algunos casos perdido completamente debido al intercambio cultural, los cambios en la educación y formación de las hijas, así como las formas de pensar de las nuevas generaciones. 

Las virtudes

Las virtudes son indispensables en una sociedad porque son la base para poder vivir en sociedad y lograr el bienestar personal y de quienes nos rodean. Por ello, es importante que como padres busquemos involucrar a nuestras hijas en ambientes donde se compartan esas virtudes constantemente como una forma de vida.

 

Los entornos sociales y familiares caóticos en los adolescentes pueden llegar a transmitir un concepto erróneo sobre lo que son las virtudes, ahí radica la importancia de la buena comunicación familiar y la estrecha relación con el colegio de nuestras hijas, de tal forma que podamos guiarlas amorosamente en un entorno desvirtuado.  

La preceptoría

La preceptoría dentro del colegio es un complemento para la formación de las jóvenes en cuanto a vivir las virtudes y un gran acompañamiento para los padres al protagonizar la formación de las niñas, además de conocerla y entenderla. 

 

Este acompañamiento cercano logra que las puedas entender la esencia de los virtudes con el fin de ponerlos en práctica en la vida diaria familiar y entender lo que sucede con tu hija dentro y fuera del colegio.

La comunicación entre padres y el colegio 

La comunicación que puede existir entre los padres y el colegio se convierte en un puente que permite que las hijas sean encaminadas al bienestar y equilibrio, sin importar las tentaciones, influencias o peligros que existan en el entorno en el que se desarrollen nuestras hijas.

 

Cuando en conjunto, familia y colegio, formamos a nuestras niñas, ellas se vuelven mujeres seguras, decididas y convencidas de las virtudes con las que han crecido y poco influirá en ellas un contexto que no entiende de virtudes en la vida.

 

En el Colegio Fontanar somos un colegio para niñas donde nos enfocamos en cada una de las alumnas como individuos por medio de las preceptorías, porque sabemos que todas tienen realidades diferentes y personalidades que hay que trabajar directamente por medio de educación personalizada.

 

Nos dedicamos a formar mujeres íntegras que conocen su valor en el mundo y están dispuestas a cambiarlo, felices y seguras de sí mismas. La base de nuestro modelo de preceptoría es el amor, el cuidado, la pasión por la formación y la convicción de trascendencia.

Conoce el Colegio Fontanar >

Comparte en:
Iter Grupo Educativo Kidu
Alamos Fontanar