¿Cómo hago que mi hija sea una gran lectora?
¿Qué hago si...?
Comparte en:

¿Cómo hago que mi hija sea una gran lectora?

Leer es un hábito que debería formar parte de la vida diaria de todas las personas. Es una gran manera de adquirir conocimiento, desarrollar habilidades, explayar la creatividad y generar puntos de vista sobre temas diversos.

Crecer sin este hábito hace complicado que al pasar los años se adquiera y se complica la vida académica ya que hay grados en los que es necesario leer mucho más para aprender.

 

Por ello, te compartimos algunos consejos que ayudarán a que tu hija adquiera este hábito que la impulsará tanto en la vida personal como en la académica.

Lean juntos todos los días a la misma hora

La formación de los hábitos comienza con la repetición de un hecho todos los días. Procura hacer que este sea un momento especial y cálido en familia. Para formar este hábito hacerlo en familia le ayudará a sentirse apoyada y verá tu ejemplo.

  • ¿Cómo hacerse el hábito?

Lo primero que tienen que hacer es definir un plan: ¿en qué tiempo quieren leer un libro?, ¿de qué temas quieren leer?. Si lo olvidan con facilidad, pueden ponerse recordatorios y avisos para tenerlo en mente. Lo siguiente es llevar un registro del progreso para motivarse y pueden celebrar cuando hayan terminado el libro.

<< 3 retos que enfrentan las jóvenes para el éxito del futuro >>

Ponle mucho sentimiento a las lecturas

No sólo se trata de leer un cuento, este momento debe de convertirse en una explosión creativa para ti y tu hija. Recuerda que la imaginación de las pequeñas no tiene límites, lee y dale sentido a cada palabra que salga por tu boca.

 

Cuando se conjunta el conocimiento con el sentimiento, entonces se crea un aprendizaje significativo que hará que tu hija recuerde lo que leyeron y lo analice para darle significado en su vida.

Tienes que saber cuándo parar

Si te das cuenta de que tu hija perdió el interés en la lectura, es momento de parar. Al igual que los adultos, los niños pueden tener días en los que les cueste más trabajo concentrarse o escuchar con atención. Si no sabes cuándo parar y continúas a pesar de su respuesta, podría convertirse en una actividad tediosa que deje de disfrutar y tampoco queremos eso, para hacer el hábito debe parecerle algo divertido y un momento que disfrute.

Haz que la lectura sea interactiva

Un gran método para el desarrollo de su comprensión y atención es convertir la lectura en una gran experiencia. Pregúntale por qué cree que pasan los sucesos, que cree que va a pasar después, qué opina sobre los hechos. Esto lo mantendrá muy interesado y despertará su curiosidad al máximo.

 

<< ¿Cómo aprender de forma divertida? >>

Repetir el cuento no importa, mientras lo disfrute

Si tu hija desea escuchar el mismo cuento, repítelo con gusto. Esto quiere decir que lo está disfrutando o que despierta cierta emoción. Seguramente ese libro se convertirá en una pieza fundamental en su memoria y le ayudará a desarrollar su gusto por la lectura.

 

Recuerda que cada vez que leemos un libro podemos darle sentidos y perspectivas diferentes. Puedes preguntarle qué cosas nuevas descubrió en esta ocasión o qué fue lo que más le gusto.

Dale el ejemplo

Los hijos replican actitudes que ven de los padres, por ello, si tu hija te ve leyendo un libro feliz y pasando un momento agradable, entonces ella seguirá tu ejemplo. Los padres trasmiten muchas cosas sin necesidad de usar el lenguaje a través de otros canales a los que para los niños son especialmente sensibles.

 

En el Colegio Fontanar sabemos de la importancia de los buenos hábitos en la vida de nuestras niñas, por ello, reforzamos en nuestro colegio los hábitos que tienen como familia. 

Conoce el Colegio Fontanar >>

Comparte en:
Iter Grupo Educativo