La virtud de la templanza en nuestras hijas
Educando en virtudes
Comparte en:

La virtud de la templanza en nuestras hijas

La templanza modera la necesidad de complacer a los instintos primarios, conteniéndolos dentro de los límites de la razón iluminada por la fe. Esta virtud es el regulador que debemos enseñar a nuestros hijos para que tengan una vida lejos de los excesos y lograr que reaccionen mejor ante las contrariedades y retos de la vida.

San José María dice que “No todo lo que experimentamos en el cuerpo y en el alma tiene que resolverse a rienda suelta y que no todo lo que se puede hacer se debe hacer”.

 

Dicho en otras palabras Dios y Su Ley nos dicen qué es lo bueno, la inteligencia nos ayuda a identificarlo y la voluntad a conseguirlo aún en contra del deseo primario de satisfacer los sentidos.  

¿Por qué es importante fomentar la templanza en nuestras hijas?

  • Le ayuda a desarrollar otras virtudes como la humildad, la sobriedad, mansedumbre y la castidad.
  • Le ayuda a evitar meterse en problemas o dañar su alma y espiritu al tomar malas decisiones.
  • Le recuerda que ponerse en el papel de víctima no le ayuda a progresar en la vida, así evitará actitudes iracundas y descompuestas.
  • Las personas templadas son mas libres, y por lo tanto más felices.
  • Para evitar vicios entre los cuales se distinguen los pecados capitales.
  • Le ayuda a entender que puede alcanzar metas insospechadas solo cuando es dueña de sus actos.
  • Le ayuda a tener paz al ser congruente con lo que piensa, dice y hace.
  • Le enseña a no justificarse ni dar falsos pretextos cuando no ha cumplido.
  • Conoce sus propias debilidades para evitar caer en circunstancias que pongan en peligro su voluntad.
  • Le permite vencer al deseo del placer y la comodidad con inteligencia.
  • Le permite esforzarse diariamente por ser mejor.
  • Adquiere la fuerza de no ceder ante los gustos, deseos o caprichos que pueden dañar su vida.
  • Saber que puede dominarse, ser mejor, dueña de sí misma, y de su propio actuar.

¿Cuál es nuestra labor como padres?

La meta como padres es lograr que nuestros hijos tengan un juicio correcto sobre las cosas de la vida para que opten siempre por lo bueno y no sucumban ante sus deseos.

 

Para ello, debemos fomentar el uso de su conciencia que sirve para utilizar su razón al momento de discernir lo verdadero y lo bueno y así después poner toda su voluntad en conseguir aquello que sabes que es benéfico para su vida.

 

Se trata de educarla enseñándole lo que es bueno y lo que realmente necesita y mostrarle todo aquello de lo que puede prescindir. De inculcar la serena aceptación ante las contrariedades y diferenciarlas de las que podemos o debemos prescindir.

¿Cómo ayudar a tu hija a vivir en templanza?

  • Ayúdale a entender sus sentimientos.
  • No lo sobre protejas, no sé justo y dale lo que necesita y no todo lo que pide.
  • Dale la oportunidad de tener pequeños retos y sacrificios para él mismo, para un amigo o un familiar.
  • No permitas justificaciones o pretextos al incumplir con sus responsabilidades.
  • Enséñale a contener sus expresiones exageradas cuando está enojado.
  • No le permitas malas palabras o insultos o burlonas hacia los demás.
  • Muéstrale cómo no dar siempre satisfacción inmediata a los sentidos y a los deseos.
  • Ayúdale a identificar lo bueno de lo que no lo es.
  • Promueve que cumpla sus metas para trabajar en la voluntad.

En el Colegio Fontanar nos interesa ser un colegio para niñas donde la educación en virtudes sea una tarea constante, sin descanso ni fecha de caducidad.

 

Por ello, en nuestro colegio además de generar aprendizajes académicos, se fomentan las virtudes que son necesarias para lograr tener una mejor relación con Dios y una vida más plena. 

 

Nos dedicamos a formar mujeres íntegras, felices y responsables que conocen su valor en el mundo y están dispuestas a hacer un impacto en su comunidad.

Conoce el Colegio Fontanar >

Comparte en:
Iter Grupo Educativo Kidu
Alamos Fontanar