5 mitos de los colegios para niñas
Educando en familia
Comparte en:

5 mitos de los colegios para niñas

La educación especializada es un modelo educativo que aprovecha las diferentes estructuras cerebrales y emocionales de niños y niñas para educarlos dependiendo de los rasgos característicos de su género.

Si en algún momento decides inscribir a tu hija en un colegio para niñas, no te quedes con la información errónea que existe sobre la educación especializada. Para ayudarte un poco en tu investigación sobre este modelo, te compartimos los 5 mitos más comunes que se creen sobre el tema.

1. Asistir a un colegio para niñas afecta su capacidad para relacionarse con el género opuesto

Fuera del horario escolar niños y niñas seguirán conviviendo de forma natural con la evolución social normal de cualquier niña. Podrá cultivar amistades y desarrollar sus habilidades sociales.

 

Incluso algunas redes de colegios que cuentan con el plantel de hombres y con el de mujeres, organizan actividades recreativas entre los planteles.

2. El colegio para niñas no promueve la equidad de género

La educación especializada tiene como fin aprovechar las características naturales y las habilidades natas que poseen las niñas y los niños al momento de aprender. La especialización no tiene por ningún motivo la discriminación de genero o estereotipar los conocimientos que debería adquirir niños o niñas.

 

Todos aprenden lo mismo, sin embargo, para las mujeres puede ser más fácil aprender mediante un debate del tema, mientras que para los varones puede ser fácil aprender con el análisis de los hechos ocurridos.  

 

En un colegio para niñas se pretende enseñar que tanto hombres como mujeres tenemos habilidades que se complementar pero que todos podemos alcanzar las mismas metas.  

3. Los niños y las niñas no se gradúan con el mismo nivel de preparación

Existe el mito que en un colegio para niñas no se enseñan temas relacionados con ciencias exactas y que, con la nueva metodología STEM no se enseña robótica, por ejemplo.

 

Esto es totalmente falso, tanto los hombres como mujeres tienen la misma carga de materias y los temarios son idénticos, lo que es distinto son las técnicas que emplean los profesores a la hora de enseñar.

 

Esta diferenciación se debe a que los niños usan más el área del cerebro encargada de la deducción y la lógica abstracta; mientras que las niñas son más inductivas y destacan naturalmente en las habilidades lingüísticas.

 

De hecho ese es el objetivo de la educación especializada, el lograr potenciar un desarrollo académico integral en las alumnas, enfocándose en el modo de aprender y en las habilidades de cada género.

4. La educación especializada es un modelo obsoleto

Se cree que la razón de asistir a un colegio para niñas es por alejarla del género opuesto o por creer que tiene más o menos habilidades que los niños. Este pensamiento sí es obsoleto.

 

La realidad es que se elige este tipo de educación para hacer sentir a nuestras niñas identificadas con sus pares, evitar que tengan conflictos emocionales por tener formas distintas de aprender y para que se le proporcione el conocimiento de una forma más adecuada a su naturaleza cognitiva.

 

Las escuelas mixtas comenzaron a existir a partir del siglo XVIII, para brindarle a las mujeres la oportunidad de una formación académica real, ya que hasta ese entonces los colegios para mujeres solo educaban en las buenas costumbres.

 

Sin embargo el modelo educativo tradicional sólo integró a las mujeres sin que se diera a cabo una reestructura para facilitar el aprendizaje de hombres y mujeres por igual.

 

La educación especializada surge después como un modelo pedagógico innovador, sustentado en numerosos estudios que replantean la forma de enseñar dirigida específicamente a las fortalezas y debilidades de cada sexo.

5. La educación especializada promueve los estereotipos sociales

Al brindar una educación integral y del mismo nivel para hombres y mujeres, los colegios con educación especializada fomentan la igualdad de oportunidades tanto en conocimientos como en desarrollo de habilidades.

 

La gran oferta de actividades culturales, deportivas y el alto nivel académico que suele caracterizar a estos colegios, forma personas sumamente competitivas que podrán abrirse camino en el área profesional que elijan.

 

En el Colegio Fontanar tenemos un modelo de educación especializada donde ambos campus aprenden las mismos temas pero favorecemos las habilidades natas de nuestros niñas y niños. De tal forma que el aprendizaje se les facilite y se sientas cómodos y felices al asistir al colegio.

 

Además, contamos con sesiones de preceptoría donde observamos el desarrollo humano de cada niñas para identificar áreas de mejora académica, social y espiritual.

Comparte en:
Iter Grupo Educativo