Las preceptorías ayudan a formar niñas felices
Educando en familia
Comparte en:

Las preceptorías ayudan a formar niñas felices

Ver crecer a nuestras hijas felices y que sean exitosas es probablemente lo más importante para ti como padre de familia. La educación que recibe tu hija en casa y en el colegio son piezas fundamentales para una educación integral y debe complementarse para lograr formar jovencitas con una vida equilibrada y, por lo tanto, feliz.

 

¿Qué es la preceptoría?

La preceptoría es un elemento clave a la hora de unir fuerzas entre la educación en casa y la educación en el colegio. Ésta es una asesoría educativa que logra la educación especializada y personalizada de las alumnas para su desarrollo integral.

 

¿Cómo se lleva a cabo?

Asignando una preceptora a cada familia; ésta se encarga de reunirse constantemente con la alumna para fijar metas, evaluar necesidades, oportunidades y dar seguimiento a objetivos personales, sociales, académicos y emocionales.

 

La preceptora también tiene reuniones periódicas con los padres para poder construir un plan estratégico personalizado que tenga como objetivo lograr el bienestar y desarrollo de la alumna.

 

Por medio de un acompañamiento cercano se logra comprender el entorno y contexto de cada alumna para poder realizar programa dirigido especialmente a ella que logre impulsarla y lograr su bienestar y felicidad.

 

educacion-personalizada-beneficios-preceptoria-hijas-001

 

¿Por qué las preceptorías ayudan a formar niñas equilibradas y felices?

  • Tu hija logra conocer quién es, es decir, identifica claramente sus logros, oportunidades, capacidades, intereses y expectativas.
  • Forma un autoconcepto sano, consciente de sus talentos y áreas de oportunidad.
  • Desarrolla su inteligencia.
  • Forma una autoestima sana con el apoyo del colegio y su familia. 
  • Sigue sus propias decisiones y metas.
  • Aprende a identificar sus sentimientos para ser más asertiva, mejorando sus relaciones interpersonales.
  • Se forma como una mujer virtuosa. 
  • Ayuda a mejorar su entorno. 
  • Se sabe querida y apoyada por su entorno, lo que le da seguridad.
  • Trabaja en la madurez llevando a cabo diálogos individuales reflexivos sobre temas importantes.
  • Recibe información sobre actividades que se alinean con sus intereses y habilidades. 
  • Adquiere el espíritu del colegio que da énfasis en la profesionalidad, optimismo, espíritu de servicio y relación entre libertad y responsabilidad.

 

Como padres de familia sabemos que cada hija es única y cuenta con diferentes habilidades, talentos y particularidades. Es por eso que contar con preceptoría en el colegio de tus hijas se convierte en un factor clave para el desarrollo y bienestar.

 

Conoce el Colegio Fontanar >

Comparte en:
Iter Grupo Educativo