Cómo aprender a aprender: 3 consejos para guiar a tu hija
Educando en familia
Comparte en:

Cómo aprender a aprender: 3 consejos para guiar a tu hija

¿Recuerdas cómo aprendiste las tablas de multiplicar o supiste andar en bicicleta? Es probable que alguien te enseñara y después reforzaras tu aprendizaje practicando muchas veces. Pues la metodología de Aprender a aprender funciona de manera similar...

diferentes especialistas han creado su propia definición del método Aprender a aprender”. Entre ellos encontramos descripciones interesantes como:

 

  • “...es lograr que el conocimiento adquirido por el estudiante o la persona que lo adquiere sea significativo, de tal manera que lo pueda utilizar de forma efectiva y sepa dónde aplicarlo en el momento que lo amerite y que sea pertinente para sus vidas” - Yanira
  • “Lograr en el ser humano las adquisiciones de los valores del aprendizaje” – J. Refugio Maldonado Jacobo.
  •  “Aprender a aprender es tomar todos los conocimientos que te da la vida para usarlos en beneficio propio y de los demás”. - Luis Moraga Giovanetti

 

Y en pocas palabras, podríamos decir que este sistema de aprendizaje consiste en aprender rápido, mejor y estratégicamente, explotando nuestro potencial para crecer como personas y seres pensantes.

 

En el ámbito escolar, Aprender a aprender es una estrategia de aprendizaje sumamente útil para comprender temas difíciles, por ejemplo, cuando una jovencita tiene dificultades para entender los conceptos que sus profesoras explican en clase o cuando olvida las ideas que leyó en sus libros o apuntes.

 

Pero, ¿cómo puede tu hija aprender a aprender?

Si deseas ayudar a tu hija en su proceso cognitivo, es importante que aprendan en casa cómo funciona el pensamiento. De acuerdo con el ingeniero y especialista en educación David Salazar, existen dos tipos de pensamiento:

  • El pensamiento enfocado, que utilizamos cuando “tratamos de estudiar un tema, memorizar un concepto o simplemente forzamos a nuestra mente a concentrarse”.
  • El pensamiento difuso, que “...usamos cuando estamos relajados, cuando tomamos un descanso o realizamos tareas sin pensar; por ejemplo: caminar por un campo, navegar en internet (solo por navegar) o incluso justo antes de dormir...”

Para que el aprendizaje ocurra adecuadamente, se necesita alternar entre el modo difuso y el modo enfocado de pensamiento. Esto puede lograrse con algunos de estos consejos compartidos por los expertos:

1. Estudiar a ratos y tomar tiempos de descanso

Salazar aconseja estudiar durante periodos de media hora (aproximadamente) y tomar breves descansos, para que puedan crearse nuevas redes neuronales y el aprendizaje se quede en el cerebro.

 

En el caso de tu hija, puedes ayudarla a estudiar en menos tiempo y memorizar mejor con la técnica Pomodoro, que consiste en dividir una hora de estudio en cuatro partes:

  • Elegir un tema y establecer un límite de tiempo para examinarlo (cerca de 20 minutos es lo más recomendado). En este paso es importante usar un cronómetro con alarma para marcar ese tiempo de estudio.
  • Tomar un periodo de descanso o diversión después del estudio, que no supere los 10 minutos.
  • Repasar la información, justo después del periodo de descanso. Este paso es para comprobar si tu hija retuvo toda la información que estudió.
  • Tomar un nuevo periodo de descanso.

aprender-a-aprender

2. Evitar la procrastinación

En la escuela, podría ocurrir que tu hija tenga tareas o actividades que no disfrute hacer y prefiera realizarlas ‘más tarde’. Sin embargo, la postergación es un mal hábito que no le ayudará a alcanzar sus objetivos.

 

Para evitar la procrastinación, ayúdala a dividir las tareas difíciles en pasos más pequeños que tu hija pueda cumplir fácilmente:

  • Primero, calculen cuánto tiempo (horas, días o semanas) tiene para completar ese proyecto. Así, ella podrá determinar cuánto esfuerzo debe dedicarle, por ejemplo: 15 minutos al día durante el periodo de una semana; una hora y media durante dos tardes; media hora durante tres días, etc.
  • Después, dividan el trabajo dependiendo del tiempo que tu hija tenga para completar la tarea.
  • Hagan una lista de los recursos que necesita para trabajar, ya sean materiales escolares, libros u otros materiales de investigación/creación. Así estará completamente lista cuando decida dedicar tiempo a su proyecto.
  • Finalmente, establezcan fechas límite para entregar cada subtarea y revisen juntos el progreso de la tarea final.

3. Hacer mapas mentales para recordar

Después de leer un libro o estudiar algún tema, tu hija podrá recordar mejor si hace mapas mentales o listas con los mensajes más importantes sobre lo que aprendió. Posteriormente, puede reforzar ese conocimiento volviendo a leer sus apuntes.

 

Si además organiza sus notas, exámenes, mapas mentales y otros apuntes de acuerdo con el tema de estudio, será más fácil para ella recordar las cosas que aprendió durante clases.

 

>>Podría interesarte: ¿Cómo hago que mi hija sea una gran lectora?<<

 

En resumen

Los buenos hábitos de estudio no sólo ayudarán a tu hija a aprender mejor, sino también a conseguir sus metas a largo plazo. La clave está en ser organizada; prestar atención a las clases para tomar notas; tener planes para instruirse y/o hacer tareas y estudiar en periodos de tiempo menores, pero más efectivos.

 

En Colegio Fontanar nos gusta conocer y reconocer la individualidad de nuestras niñas a la hora de aprender. Sabemos que cada una de ellas tiene áreas que dominan con facilidad y otras en las que debemos poner especial empeño entre colegio y familia para lograr desarrollarlas.

 

Esa es la importancia de nuestras sesiones de preceptorías. Ahí es donde hacemos un análisis y un balance de la situación de cada niña para saber en qué debemos trabajar como equipo para obtener el mayor potencial de cada una de ellas.

Conoce el Colegio Fontanar >

 

 

Comparte en:
Iter Grupo Educativo Kidu
Alamos Fontanar